Visitas: 236

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

…—Todo lo contrario —dijo—, eres tú quien perdió su control y es por eso que estas aquí. No has tenido suficiente humildad y disciplina. Eludiste el acto de sumisión con el que hubieras adquirido cordura. Preferiste la locura de formar una minoría de uno. Debes persuadirte, Winston; solo un espíritu que hace culto de la disciplina logra ver la realidad. Tú crees que la realidad objetiva, externa, existe por si misma. También supones que la naturaleza de la realidad se demuestra por sí misma. Te engañas suponiendo que ves algo, dando por cierto que los demás ven lo mismo que tú. Pero te aseguro, Winston, la realidad no es objetiva. Existe solo en el interior de la mente humana y en ningún otro espacio. Por supuesto que no en la mente individual, que comete errores y, en todo caso, perecerá rápidamente. Sólo la mente del Partido, por ser colectiva y, por tanto, inmortal, percibe la realidad tal como es. Todo lo que el Partido sostiene como verdadero es, en efecto, verdadero. Sólo es posible percibir la realidad a través de la mirada del Partido. Éste es el hecho que olvidaste y deberás aprender nuevamente, Winston. Será necesario un acto de purificación y autodestrucción, un esfuerzo de voluntad. Deberás humillar tu soberbia si deseas recobrar la cordura…

1984; George Orwell

“La vida no tiene sentido, es cruel, necia y a pesar de todo maravillosa – no se burla de los hombres (que para eso hace falta tener espíritu), pero tampoco se ocupa de ellos más que de los gusanos. Que precisamente el hombre sea un capricho y un juego cruel de la naturaleza, es un error que imagina el hombre porque se considera muy importante. Tenemos que ver que a nosotros, los hombres, la vida no nos resulta más difícil que a cualquier pájaro u hormiga, sino más fácil y más hermosa. Tenemos que aceptar la crueldad de la vida y la necesidad de la muerte, no con lamentos, sino saboreando esta desesperación. Sólo después de digerir toda la atrocidad o falta de sentido de la naturaleza podremos empezar a enfrentarnos a esta cruda falta de sentido y arrancarle un significado. Es lo máximo y lo único de que es capaz el hombre. Todo lo demás lo hacen mejor los animales. Para la mayoría de los hombres la falta de sentido de la vida es una desgracia tan nula como para los gusanos.
Pero precisamente los pocos a los que les hace sufrir y empiezan a buscar el sentido son los que constituyen el sentido de la humanidad.”
Hermann Hesse. Lecturas para minutos.

RSS

© 2020   Creado por Clan-2000   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio